sábado, 26 de octubre de 2013

Mis 13 recomendaciones para ser un Super-Formador

1 - Crea un clima emocional positivo
El clima ideal que favorece el aprendizaje se produce cuando los participantes se sienten competentes y seguros.
Así que procura generar un ambiente de apoyo, potenciación y desafío, que promueva las emociones positivas.


2 - Confiere a los participantes control sobre su propio proceso de aprendizaje
La sensación de autonomía y control por parte de los alumnos potencia la experiencia del aprendizaje.
Así que permíteles que utilicen su propio estilo de aprendizaje, de acuerdo a sus necesidades, preferencias, habilidades y conocimientos actuales.

3- Involucra y compromete a tus alumnos
Busca el compromiso de tus alumnos con el resto del grupo y con sus propios objetivos.
Haz que se sientan responsables de su propio aprendizaje de la manera más activa posible. Que lo interioricen totalmente y asuman sus consecuencias prácticas.

4 - Motiva y emociona a tus alumnos
Agita a tus alumnos, asómbrales, fascínales, sorpréndeles. Confiere la máxima carga emocional posible a la nueva información que deben aprender.
Si consigues conferir un carácter emocional a tus enseñanzas, ¡el aprendizaje se producirá!

5 - Explícales la utilidad de lo que van a aprender
Comienza por exponer a tus alumnos los objetivos y razones de cualquier nuevo aprendizaje. Dales un por qué.
Explícales qué pueden esperar a cambio de su esfuerzo. Qué nuevas habilidades y conocimientos adquirirán y cómo esto puede ayudarles a alcanzar sus metas personales y profesionales.

6 - Afianza el aprendizaje siguiendo pautas adecuadas de repetición
Las personas tendemos a olvidar rápidamente la mayor parte de los nuevos aprendizajes.
El truco para evitarlo y consolidar un nuevo aprendizaje consiste en la repetición eficaz, adecuadamente espaciada. Varias repeticiones al principio, y luego periódicos repasos, cada vez más espaciados en el tiempo. 

7 - Asocia los nuevos aprendizajes con cosas que los alumnos ya saben
Busca la forma de asociar e integrar el nuevo aprendizaje con el conocimiento previo que ya tenían almacenados tus alumnos en sus memorias.
Sólo así podrán darle sentido al nuevo conocimiento, agarrándolo y amarrándolo a sus conocimientos previos.

8 - Ofréceles retroalimentación positiva
Ayuda a tus alumnos a superar la frustración que generan los fracasos y errores habituales en cualquier nuevo aprendizaje.
Hazles ver que esos fracasos se deben a causas que son controlables mediante el aprendizaje y el entrenamiento. Dales retroalimentación positiva desde el principio y a medida que progresan en su entrenamiento.

9 - Deposita elevadas expectativas en tus alumnos
Transmite a tus alumnos que tienes elevadas expectativas depositadas en ellos. La mayoría tratará de ajustarse a estas expectativas respondiendo de forma positiva.
Trata de elevar su nivel de confianza para incrementar sus probabilidades de éxito. El aliento y los refuerzos positivos que les brindes por sus aciertos y progresos les ayudarán a conseguirlo.

10 - Gradúa la complejidad de la información que suministras
Si das a tus alumnos demasiada información o información demasiado compleja para su nivel actual de habilidades o conocimientos, el resultado puede ser la frustración y la desmotivación.
Así que trata siempre de limitar la cantidad y complejidad de la información que vas suministrando en cada momento a tus alumnos. Dosifica la información y divídela en trozos distintos y progresivos.

11 - Opera siempre en el límite de la competencia de tus alumnos
Procura operar siempre en el límite de la competencia de tus alumnos, justo en el punto en que sientan que necesitan ir un poco más allá para alcanzar el siguiente estadio de maestría posible.
Oblígales a hacer algo diferente para llegar a un nivel nuevo y superior. Enfréntales a nuevos desafíos, que no sean tan difíciles como para que les parezcan imposibles de superar, ni tan fáciles que lleguen a aburrirse.

12 - Deja que tus alumnos se diviertan explorando por sí mismos
Si consigues que tu enseñanza parezca un juego, el aprendizaje se volverá invisible y tus alumnos aprenderán sin darse cuenta, de forma natural.
Trata de que tus alumnos se diviertan explorando, compitiendo, sorprendiéndose, colaborando, retándose, ganando, fracasando e intentándolo de nuevo. Jugando.

13 - Convierte a tus alumnos en maestros
Enseñar a los demás constituye una de las formas más eficaces de interiorizar cualquier tipo de idea o de aprendizaje.
Trata de que cada uno de tus alumnos se convierta él mismo en maestro de los demás, aportando sus conocimientos, sus buenas prácticas y su experiencia, para entre todos construir la "inteligencia colectiva" que se crea en entornos colaborativos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada