miércoles, 3 de julio de 2013

Los vídeos son snacks para el cerebro

La irrupción de los vídeos en Internet, con youtube a la cabeza, es posiblemente el fenómeno más impactante de los últimos años en la Red.
Cada se día añaden más de 100.000 nuevos vídeos a este sitio y se reproducen más de 4.000 millones de vídeos.
También la revista Forbes publicó recientemente un estudio según el cual el 60% de las personas que toman decisiones de negocios prefieren ver vídeos antes que leer textos en Internet.
Las personas aman los vídeos, especialmente los vídeos divertidos, variados, sorprendentes, excitantes.
El video es sobre todo emotivo en su efecto, es de alto impacto y la mayoría de los usuarios aprecian el atractivo visual que produce.
Más aún, los expertos hablan de la adicción que producen los vídeos en Internet: igual que cuando uno se pone a comer snacks, no puede comer solo uno.
Y es que el vídeo tiene la posibilidad de crear una experiencia placentera en el usuario.
Puede producir un refuerzo cerebral, generando el impulso a repetir esa acción que produce placer o satisfacción.
Además el vídeo tiene un elevado poder persuasivo derivado del hecho de presentar directamente las imágenes en movimiento.
Desde siempre el hombre ha confiado mucho más en la experiencia directa percibida a través del sentido de la vista que en las narraciones verbales o escritas.
Decimos "una imagen vale más que mil palabras" o "verlo para creerlo".
Tradicionalmente, los relatos podían estar sujetos a manipulaciones por parte del narrador.
Pero aquello que uno veía con sus propios ojos respondía a la realidad misma.
Aplicado al campo del aprendizaje, el vídeo puede ser un medio poderoso, de alto impacto.
Es particularmente eficaz para mostrar la interacción entre las personas, las sutilezas del lenguaje verbal y corporal, los comportamientos y las habilidades interpersonales.
Pero las personas que ven vídeos en su ordenador, sea en youtube o en un curso elearning, adoptan una actitud distinta a como ven la televisión.
Su actitud es mucho más activa.
Les gusta tener el control para detener, rebobinar o cambiar de video en cualquier momento.
Quieren que los vídeos se descarguen de forma rápida. No soportan las largas esperas.
Quieren que los contenidos sean atractivos, que les generen experiencias de placer.
Quieren realismo y primeros planos convincentes.
La atención y la memoria se incrementan cuando las imágenes son grandes y cercanas.
Especialmente los rostros humanos son atractores de atención.
Pero un rostro fijo y quieto durante mucho tiempo resulta aburrido.
Las cabezas parlantes no son apreciadas. Aburren y nadie las encuentra placenteras.
Los vídeos deben ser estimulantes, divertidos, cortos, animados, llenos de acción, dinámicos, sorprendentes. 
Sólo así los usuarios se sentirán impulsados a ver más y más vídeos, como snacks para su cerebro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada