martes, 2 de julio de 2013

Las enseñanzas del deporte de alta competición

El deporte puede ser una poderosa fuente de inspiración para los programas de entrenamiento en habilidades.
Podemos llevar las enseñanzas del deporte de alta competición a las empresas para producir grandes saltos en el aprendizaje de gerentes, ejecutivos y empleados.
Estas son algunas recomendaciones metodológicas que podemos extraer del deporte de élite para aplicarlos en el aprendizaje organizacional.
En primer lugar, si queréis conseguir resultados, aplicad un entrenamiento progresivo y pautado en el tiempo.
El éxito depende de transformaciones escalonadas hacia la meta.
Consolidad el aprendizaje a través de sucesivos impactos de formación.
Desafiad a los participantes continua y adecuadamente.
Pero que los desafíos no sean imposibles ni demasiado fáciles.
Aseguraos de que operen constantemente en el borde de su competencia.
Deben estar continuamente renovándose.
Deshaciendo los aprendizajes y conductas previamente aprendidos y convertidos en rutinas.
Y aprendiendo nuevas habilidades que les permitan progresar y ser más exitosos.
No dejéis que funcionen demasiado tiempo en modo "piloto automático".
Dadles la oportunidad de intentarlo, fracasar, intentarlo de nuevo, fracasar de nuevo, e intentarlo una vez más.
Obligadles a hacer algo diferente para llegar a un nivel nuevo y superior.
Dadles retroalimentación positiva desde el principio y a medida que progresan en su entrenamiento.
Eso les animará a que sigan participando para seguir obteniendo refuerzos adicionales.
Señaladles también sus fallos para que puedan tomar las acciones correctivas necesarias.
Pero aseguraos de que esta retroalimentación sea oportuna, clara y objetiva.
Que quienes la reciban tengan la impresión de que pueden elegir.
Involucradles. Haced que se comprometan con el resto del equipo y con sus propios objetivos.
Que los interioricen totalmente y asuman sus consecuencias prácticas.
Tratad de elevar su nivel de confianza para incrementar sus probabilidades de éxito.
El aliento y los refuerzos positivos que les brindéis por sus aciertos y progresos les ayudarán a conseguirlo.
Transmitidles que tenéis elevadas expectativas depositadas en ellos.
La mayoría tratará de ajustarse a estas expectativas respondiendo de forma positiva.
No os limitéis a establecer objetivos generales.
Definid sub-metas que estén a la vista y que perciban como alcanzables a corto plazo.
Cuando las logren, sentirán una sensación de logro y progreso.
Y eso les motivará a seguir adelante.
Permitid que tomen sus decisiones.
Existen múltiples caminos para avanzar, progresar y aprender.
Confiad en sus fortalezas y dejadles que exploren estilos alternativos.
En los equipos deportivos de categoría mundial encontramos principios y herramientas que explican el éxito de los campeones.
¡Apliquémoslos para  alcanzar la excelencia en nuestras propias organizaciones!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada